Ermita abandonada del Cementerio Viejo o de los Mártires

A las afueras de Quintana de la Serena, concretamente en el Ejido del pueblo, entre los "Lajahares y la laguna del Concejo" nos encontramos con la vetusta ermita de los Mártires San Fabián y San Sebastián, o mejor conocida como la "Ermita del Cementerio Viejo".

En el siglo XVI se iniciaron los trabajos de construcción del templo por mandato del frey que gobernaba por aquellos entonces el Priorato de Magacela, Don Pedro Cabrera. Inicialmente la ermita fue concebida como un gran templo, las labores de construcción comenzaron por la capilla, que fue lo único que se construyó pues más tarde los escasos bienes con los que contaba la parroquia no fueron suficientes para terminarla. En 1595 la capilla aún no estaba acabada, finalizando poco después las obras. Durante la primera mitad del siglo XIX le fue adosado el cementerio municipal, quedándose la ermita como capilla de rezo, prueba de ello es la descripción que hace de ella Madoz en 1849:

“…igl. parr. (Ntra. Sra. de los Milagros), curato de térm, de presentación del ayunt, y provisión del prior de Magacela; una ermita con la advocación de Ntra. Sra. del Carmen, y en los afueras la de los Mártires con el cementerio”.

La ermita que actualmente podemos contemplar no es más que la capilla de la gran ermita que se planeó construir. Se percibe una estructura similar a otras ermitas de la comarca mandadas construir por la Orden Militar de Alcántara. La capilla de planta centralizada posee muros de mampostería reforzada por contrafuertes de sillares graníticos. La portada se resuelve con un arco de sillería enmarcado bajo otro arco ciego de granito que define la proyección de la ampliación inicial del edificio, al cual estaba previsto dotarle de un cuerpo central adquiriendo planta basilical. Cuando no se pudieron continuar las obras, sobre dicho arco ciego se colocó la actual puerta de entrada finalizando así su construcción. En su interior destaca la cubierta por una bóveda de crucería de marcado estilo gótico, también se conservan restos del primitivo altar en su muro frontal.

 

El templo es propiedad de la Archidiócesis Mérida-Badajoz. Su estado es de total abandono, en su alrededor aún podemos observar cómo se conservan semiocultas restos de sepulturas del antiguo cementerio.

Distintas iniciativas tanto del Ayuntamiento de Quintana de la Serena como del párroco del municipio han intentado recuperar la capilla sin éxito hasta ahora.

Junto a la ermita de los Mártires se han hallados restos de lo que creen que es una villa romana, y es que piensan que probablemente el templo esté situado sobre un asentamiento romano previo.
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario