El Coyote de Barcarrota

A finales de los años setenta del pasado siglo XX un misterioso personaje mantuvo en vilo a la pequeña localidad de Barcarrota. Cuentan que cierto día, tras una noche de luna llena, el pueblo amaneció asombrado por la cantidad de carros de labor que aparecieron calcinados, al lado de ellos una extraña nota parecía reivindicar la autoría de la gamberrada.

Aquel mismo día se denunció ante los cuerpos de seguridad y la Guardia Civil abrió una investigación. Mientras tanto, los sucesos se continuaban repitiendo las noches de luna llena. La Benemérita por más que tomó declaración a varios sospechosos e investigo durante un buen periodo de tiempo jamás pudo averiguar la identidad o paradero de este vándalo.

Destacan de este enigmático personaje su sagacidad y “comportamiento lobuno” a la hora de actuar, era muy hábil, se movía con gran destreza y era un perfecto conocedor del municipio. Tras descargar toda su furia sobre los carros de madera dejaba su marca al más puro estilo de El Zorro. Pero en esta ocasión lo que dejaba era una nota con un coyote pintado, eran sus señas de identidad.

Por ese motivo fue conocido como “El Coyote de Barcarrota”.

Varias teorías existen sobre los motivos que le impulsaban a realizar tales actos:

·  Para unos fue una persona de la localidad que probablemente movido por motivos políticos o viejas rencillas personales quiso buscar venganza.

·  Para otros fue uno de los últimos casos de licantropía que se desarrollaron en Extremadura, y es que probablemente presentara algún tipo de problema psicológico o trastorno mental que le hacía creerse un lobo o coyote y actuar como tal.

·  Finalmente, otros ven en él un ejemplo claro de “rabisome”, y al convertirse en burro toma gran animadversión al carro y lo destroza.

Durante el periodo que actuó, termino con la mayoría de los carros de labor que había en la localidad.

Temática Personajes
Fuente: http://www.funjdiaz.net/folklore/07ficha.php?ID=841
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario