Escolta Ovni en Aliseda

El día 20 de junio de 1984, en torno a las 3 de la madrugada, una ambulancia trasladaba a un niño enfermo desde Valencia de Alcántara hasta el hospital de Cáceres. En el vehículo, que circulaba, por la Nacional 521, viajaban el conductor, Ángel Garlito Tarriño, el niño enfermo y los padres de éste, Manuel Barbellido y su esposa María Reyes. Durante el trayecto, María que viajaba en la parte trasera de la ambulancia pidió al conductor que se parara porque se encontraba mareada, tras detenerse unos minutos en el arcén, Manuel cedió el asiento delantero a su mujer y retomaron el viaje.

Todo transcurría con normalidad, hasta que se aproximaron a Aliseda. A la altura del paso a nivel que cruzaba años atrás esta carretera, Ángel vio una extraña luz en el cielo, pero no queriendo preocupar a los ocupantes y no dijo nada. Unos minutos después, María, que desde su mareo viaja en la parte delantera del vehículo, visualizó el extraño objeto luminoso y golpeando la rodilla del conductor gritó: “¡Mira, mira aquello!”

Todos los ocupantes de la ambulancia permanecen estupefactos, al observar una especie de artefacto circular o semicircular (según otras fuentes), que emitía una potente luz anaranjada y que descendiendo del cielo se colocó delante de ellos en movimiento, precediéndolos. Su luz fue aumentando de intensidad a medida que avanzaba, su tamaño sería de un metro de diámetro aproximadamente. La apariencia de esta luminaria era la de una enorme “luna” anaranjada.

Durante ocho kilómetros la extraña luz les precedió planeando casi a ras de asfalto, daba la impresión de que estaba escoltándolos. Siempre mantuvo una distancia fija respecto a la ambulancia, unas veces se mantuvo a 300 metros y en otras ocasiones se acercó hasta 60 peligrosos metros.

“...Con el objeto luminoso delante, intenté mantener la velocidad en 80 km/h, sin embargo, era difícil porque en ocasiones tenía que frenar ante la existencia de curvas peligrosas, y esto era lo sorprendente, la extraña luz hacía lo mismo, con exacta medida y a la par que la ambulancia.” 

Tras un cambio de rasante dejaron de ver aquel misterioso objeto luminoso para volver a toparse con el de frente al coronarlo. Aquel inoportuno acompañante se encontraba ahora en mitad de la calzada, casi tocando el suelo, afortunadamente continuaba desplazándose en el mismo sentido que la ambulancia, conservando la misma distancia siempre. Ahora su color era diferente, había cambiado del anaranjado a un blanco resplandeciente. Desprendía tal luz que iluminaba toda la carretera y se podían ver perfectamente los campos adyacentes. Al llegar al cruce de la carretera de Arroyo de la Luz vieron como la aquella luminaria ascendió hasta perderse en el firmamento.

Para los más escépticos y doctos en astronomía, lo que los viajeros de aquella ambulancia vieron el 20 de junio no fue más que la luna, el satélite ese día a las 03:00 hora local, era visible hacia el E-SE, se encontraba 7 grados por encima del horizonte (que atravesó sobre las 2:18 horas) y estaba cerca de la fase de cuarto menguante. Observando el mapa de la carretera donde divisaron la extraña luminaria, esta tiene una orientación O-E, la ambulancia se dirigía hacía el E por lo que sus ocupantes tendrían el satélite frente a ellos o ligeramente a la derecha. La desaparición del "ovni" pudo ser provocada por la orografía del terreno o por la nubosidad, que pudiera haber ido ocultando el satélite hasta hacerlo desaparecer. El tamaño y distancias indicadas por los observadores se podrían explicar debido a errores de percepción ó ilusiones.

¿Qué fue aquello un OVNI o la Luna?

Fuente: Extremadura Misteriosa / José Manuel Frías
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario