La monstruosa Culebra del Fresno

En una zona conocida como el Fresno, cerca del Valle de la Serena, se comenta que sobre finales del siglo XVIII se vio a las orillas del río Guadámez una culebra de grandes dimensiones.

Estando segando el Tío Hilario en compañía de otro hombre se les apareció una enorme culebra, que comenzó a perseguirlos. Parece ser que el perro del Tío Hilario consiguió despistarla y los hombres pudieron salvar su vida y volver al pueblo para contar lo sucedido.

Preocupados en el pueblo, un grupo de hombres realizaron una batida para capturar a la serpiente, pero no pudieron dar con ella, a pesar de ello cuentan que en varias ocasiones más fue vista, parece ser que medía más de 10 metros, pero jamás consiguieron darle caza.

Se dice que años más tarde, en una finca de una población cercana se vio una culebra de similares características, sin embargo en esta ocasión  sí consiguieron darle caza matándola y embalsamando su cabeza posteriormente.

Sobre el origen del reptil, hay quien dice que podría ser una anaconda procedente de las Indias, que llegó en uno de los barcos que venían de América a Sevilla, y que pudo llegar a esta zona a través del río, otras fuentes apuntan que podría tratarse de una serpiente que se habría escapado de algún circo.

Y por último, existe otra versión afirma que la enorme serpiente tenía caparazón, y que se dejaba ver al atardecer, cuando engullía el ganado de un pastor en las llamadas Tierras del Moro, en el Valle de la Serena. Se cuenta que esta vez la serpiente, y tras varios intentos fallidos por parte de los vecinos,  encontró la muerte gracias a que los lugareños envolvieron pólvora en una piel de cabra, y la culebra explotó por los aires al engullida.

Desde entonces este enclave de la población es conocido como "La Culebra del Fresno".

Fuente: https://alcazaba.unex.es/~emarnun/
gravatar

1 Comentarios

  • Eugenio López G... April 05, 2017 reply

    Los segadores creo que tenían pocas ganas de segar, y salieron corriendo al ver a la citada lagartija

  • Deja tu comentario