La Pareja encantada de Llerena

La época de máximo esplendor de Llerena coincidió con el siglo XVI cuando el municipio llegó a contar con hasta siete conventos.

A las afueras de Llerena existió durante dicho siglo, un convento de frailes descalzos, del que apenas quedan hoy algunos cimientos y una noria con un caño o acueducto asotanado, que va a desembocar a la fuente del Pocito.

Se dice que en dicho caño moraba un matrimonio encantado, que cuando salía de su angosta vivienda y a plena luz del sol se convertían en gallo y gallina de oro y del mismo metal su prole

Quedose ella embarazada y llegando el momento de dar a luz. El marido acudió a Llerena a buscar una partera, para que la asistiese, al finalizar el parto y al no tener nada con que pagarla el marido le entregó un mandilado de leña.

La partera muy enfadada por el pago recibido iba murmurando por el camino:

-¡Vaya una remuneración!

- un poco de leña para el fuego...

Dado el escaso valor de la leña y para aligerar peso, fue tirándola durante el camino.

 Al llegar a casa, muy enfadada se quitó el delantal y lo arrojó sobre una silla, perpleja quedó al día siguiente cuando fue a ponérselo, cuál no sería su asombro, al encontrarse enredada en una de las costuras del mandil una pequeña astilla, que en lugar de madera era de oro puro.

Fuente: https://alcazaba.unex.es/~emarnun/
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario