La Casa del Mono de Cáceres

La Casa del Mono o Casa de Pizarro-Espadero es un edificio gótico situado en la zona monumental de Cáceres, recibe su nombre por las leyendas que circulan en torno a sus primeros moradores.

Una primera versión de la leyenda, quizás la más extendida, habla de que en el siglo  XV vivía en esta casa, un matrimonio de ricos burgueses formado por Gonzalo de Cáceres y la bella Marina Alonso de los Nidos.

El matrimonio vivía desesperado porque no lograban concebir un hijo, por más curanderas, santeros y boticarios que visitaron ella no lograba quedarse embarazada.

Gonzalo, comerciante de profesión, pasaba largas temporadas viajando y Marina quedaba sola rodeada por multitud de criados, para intentar entretenerla Gonzalo, de vuelta de uno de sus largos viajes por América trajo consigo un mono, el animal llegó a ser el centro de atención de la casa, como si de un hijo se tratase, le colmaron de mimos habilitándole incluso un dormitorio con juguetes.

En una de las nuevas ausencias de Gonzalo, con motivo de otro viaje, un apuesto caballero llamó a la puerta de la casa pidiendo cobijo para pasar la noche, Marina acepto, y lo que sucedió en la alcoba jamás lo sabremos.

El caso es que cuando el marido regresó a casa recibió la buena noticia de que Marina estaba embarazada, la llegada del bebé llenó a todos de felicidad, bueno, a todos excepto al mono, que había dejado de ser el centro de atención.

El simio celoso, en un descuido de la familia cogió al pequeño y lo lanzó por la ventana, causándole la muerte instantánea, Marina sumida en una profunda depresión agonizaba llorando por los rincones, no debió durarle mucho tal sufrimiento pues falleció al poco tiempo.

Gonzalo, furioso con el mono mandó encadenarlo con grilletes junto a la escalera de la casa para que pudiera tener una muerte lenta y dolorosa, poco después falleció por inanición  y de las heridas causadas por los grilletes en manos, pies y cuello.

Existe una segunda versión de la leyenda que cuenta que Gonzalo tuvo que marchar a la guerra y dejar a su mujer sola en casa, para que la espera se le hiciera más llevadera le regaló un mono.

Cuando Gonzalo volvió a casa no podría creer lo que estaba viendo, en la casa había un niño con rasgos de simio, enfurecido dio muerte a Marina, acusándola de ser adultera con el mono.

No hace mucho, cuentan algunos vecinos que ciertas noches al pasar por la puerta del palacio se pueden escuchar los llantos de un bebé y los gritos de dolor de lo que parece ser un mono.

Actualmente en la fachada de la casa podemos observar tres gárgolas que recrean la leyenda: una mujer llorando, un anciano y un simio con un niño.

En el interior, el remate final del pasamanos de la escalera principal tiene la escultura de un mono encadenado, además existe la figura de un inquietante rostro que parece asomado a una ventana junto a la barandilla donde se cuenta que estuvo atado el mono.

Hoy día el inmueble es propiedad de la Diputación Provincial de Cáceres y acoge en sus dependencias la Biblioteca Alonso Zamora Vicente.

Temática Crímenes
gravatar

1 Comentarios

  • Cacereño April 04, 2017 reply

    Que fascinante historia, ya la conocía pero no con tantos detalles. Enamorado de mi ciudad y siempre con ganas de seguir aprendiendo de ella. Gracias por ayudarme a conocerla mucho mas afondo. Un abrazo y suerte con este gran proyecto.

  • Deja tu comentario