Extrañas mutilaciones de ganado: La Bestia de La Pesga

La noche del 21 de junio de 2008, en una finca cercana a La Pesga (Hurdes), un insólito suceso ocurrió. Raúl Martínez, agricultor, ganadero y propietario de esta tierra tenía en su parcela, 5 perros de caza y una cerda, de más de 100 kilos, que acababa de parir 10 cerditos.

Al día siguiente cuando se disponía a ir a dar de comer a sus animales, se encontró con un espectáculo realmente dantesco. Habían desaparecido los 10 cerdos pequeños y la cerda madre sin llegar a estar herida se encontraba en pleno estado de shock, habiendo incluso intentado atacar a Raúl. Se podían apreciar restos de piel y pelos por todo el corral.

Pero lo peor estaba por llegar, ya que de los cinco perros que tenía, 3 estaban muertos,  encontrándose sus cuerpos totalmente mutilados, presentaban grandes dentelladas en el cuello y no tenían orejas. Además, a uno de ellos le faltaba un costillar y los cuartos traseros. Los dos perros que quedaron vivos aparecieron muy asustados gimiendo y durante varios días los no comieron nada.

Posterior a este hecho varios testigos aseguraron haber visto por la zona un extraño animal parecido a un jabalí, pero que debería tener el tamaño de oso. Tenía un hocico muy largo y estaba armado con unos colmillos gigantes que causaban pavor. Además,  un joven del pueblo aseguró haber visto cruzar la carretera un gran animal y su descripción encaja con la dada por otros testigos.

Dos días más tarde, tras presentar Raúl la correspondiente denuncia, la Guardia Civil de Nuñomoral se hizo cargo del caso y comenzaron las investigaciones, en ellas participó también el veterinario de Casar de Palomero. En la finca no se hallaron huellas que pudieran identificar a ningún animal ajeno, solamente pisadas de perros y cerdos. El veterinario declaró: “Los perros no comen perro”, descartando así un ataque entre ellos.

El informe se cerró rápidamente y su conclusión fue: alimañas

No obstante a pesar de encontrarse cerrada la investigación, una gran cantidad de hipótesis comenzaron a sucederse en el pueblo los días siguientes:

Hubo quien pensó que estos ataques podrían haber sido producidos por algún lobo que habría bajado de las Batuecas ó por algún lince, zorro o jabalí. Pero es extraño que cinco perros acostumbrados a la caza del jabalí, no puedan defenderse de ninguno de estos animales.

Ha habido personas que han hablado de la presencia en la zona de un gran oso, no existe constancia de que haya actualmente osos en las Hurdes, además hubiera sido imposible que el animal saltara la valla sin romperla.

Otra hipótesis habla de los buitres, que tras la prohibición de dejar reses muertas en el campo, no pudiendo comer carroña, han pasado a atacar animales vivos, bien podría esto explicar la desaparición de lo pequeños cerdos pero no las mutilaciones a los perros, ya que los cinco canes bien podrían haber matado a la rapaz.

La última teoría habla de grandes felinos procedentes de algún circo ambulante o safari ilegal, animales como tigres o leones bien podrían haber despedazado a los perros y comerse a los cerdos.

No obstante, ninguna teoría parece encajar del todo con los hechos ocurridos, como hemos dicho no existen huellas de ningún animal ajeno a la finca y la valla permanece intacta ¿Cuántos animales se enfrentarían a 5 perros de caza y serían capaces no solamente matar si no de mutilar los cuerpos de tres de ellos? Y ¿Por qué no atacaron a la cerda y si a los perros?

Tras estos hechos es inevitable que nos acordemos del Chupacabras, un macabro ser que mata y mutila ganado actuando sobretodo en Latinoamerica.

El enigma sigue sin respuesta.

Fuente: Extremadura Misteriosa / José Manuel Frias
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario