El tesoro del Chorro de la Miacera

En plenas Hurdes Altas, a un kilómetro aproximadamente de El Gasco, nos encontramos con unos de los más maravillosos espectáculos de Extremadura, hablamos de El Chorro de la Meancera (o Miacera). Esta cascada, de más de 100 metros de altura, surge por el desnivel que tiene que salvar el arroyo de la Miacera para verter sus aguas al río Malvellido.

Lo que poca gente sabe es que este maravilla de la naturaleza tan visitada por los turistas esconde grandes riquezas. Y es que un tesoro, de un valor incalculable, se encuentra escondido en una cueva justo en la parte baja de la cascada, tras la cortina de agua. La fortuna está compuesta básicamente por joyas y monedas de oro metidas en grandes cofres y tinajas. Se cree que el origen del tesoro es musulmán y que lo escondieron los moros, seguramente con la idea de recuperarlo más tarde. No obstante una vez escondidas las alhajas las protegieron con un terrible hechizo para evitar que fuera pasto de los cazatesoros.

 

La cueva, que a simple vista no se ve, está compuesta por tres entradas idénticas abiertas en el paredón de pizarra. Cuentan que si penetras por una de estas entradas y avanzas varios metros puedes divisas al fondo los cofres que guardan el tesoro, pero en ese momento una especie de manos invisibles te empujan hacía fuera con gran fiereza. En cambio si accedes por otra entrada cuando estás apunto de llegar a los cofres las paredes comienzan a revolverse generando un laberinto que conduce al incauto visitante hacia las infernales entrañas de la tierra del que ya nunca podría salir. ¿Y la tercera boca de la cueva? ¿Será ésta la que no esté hechizada y de acceso al tesoro?

Temática Tesoros
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario