El horrible crimen de Don Benito

En Don Benito en 1902 se produjo uno de los crímenes más atroces de la crónica negra española

La historia es la siguiente, en la calle Padre Cortés de Don Benito vivían en un humilde zaguán, Inés María Calderón Barragán con su madre Catalina Barragán, viuda ésta desde hacía años, ambas mujeres vivían solas, pues el otro hijo que tenía Catalina se encontraba realizando el servicio militar en Sevilla.

El pequeño zaguán tenía dos dormitorios, uno de ellos, alquilado al oculista Carlos Suárez, vecino de Villanueva de la Serena, el cual pasaba consulta allí. Madre e hija tenían muy buena fama en el pueblo, eran mujeres muy trabajadoras que se ganaban la vida cosiendo y planchando ropa para las familias más acaudaladas.

Inés, a sus 18 años, era una chica muy dulce y bella que levantaba pasiones en el pueblo, pero no era una chica fácil y llevaba por la calle de la amargura a uno de sus pretendientes, Carlos García de Paredes “Don Carlos” un joven cacique, soltero de carácter chulesco, déspota y amigo de la bebida y de las mujeres.

También estaba enamorado de ella Saturnino Guzmán, un joven que profesaba un amor desmesurado hacia la joven, pero no correspondido, Saturnino a diferencia de Don Carlos era un chico educado y respetuoso.

Cansado, el señorito de las continuas negativas por parte de Inés de entregarse a él, un día decidió furioso que sería suya por las buenas o por las malas, en otras palabras o era para él o no era para nadie.

La noche del 19 de julio de 1902, Carlos acompañado de uno de sus compañeros de juerga, Ramón Martín de Castejón y ayudados por el sereno, Pedro Cidoncha consiguen acceder a la casa de Catalina e Inés. Todo estaba perfectamente organizado, mientras el sereno llamaba a la puerta, Carlos y Ramón permanecerían  escondidos y tras una señal del sereno, entrarían rápidamente.

Y así sucedió todo, Cidoncha llamó a la puerta de Catalina, en un principio se resistió a abrir por ser ya de noche, hasta que el sereno le dijo que Carlos, el oculista se había olvidado el maletín y venía a recogerlo, entonces Catalina abrió la puerta y le entregó el maletín, en ese momento y con el fin de despistar, el sereno le pidió un vaso de agua a Catalina, cuando esta va a por él, el sereno realizó con el farol una señal a Carlos y Ramón que rápidamente salieron de su escondite, entrando en la casa y escondiéndose.

En el momento en que Catalina se despidió del sereno y cerró la puerta, Carlos y Ramón, la emprendieron a golpes en la cabeza con ella hasta que cayó al suelo sin vida.

Al escuchar los gritos de su madre, Inés desde su habitación, muy asustada se levantó de la cama y echo la frágil aldabilla de la puerta, pero de poco sirvió,  a los asesinos no les costó echar la puerta abajo, y comenzó un forcejeo entre Inés y los asesinos, Inés logró escapar y ocultarse debajo de la cama de la otra habitación pero los asesinos la sacaron por los pies y tras abusar sexualmente de ella, la asestaron varias puñaladas que acabaron con su vida en aquel mismo lugar.

Al día siguiente, con la luz del día se descubrió todo, Pancha, la lechera que diariamente las servía, se extrañó al ver que por más que llamaba a la puerta nadie la respondía, por lo que decidió entrar en la casa encontrándose directamente el cadáver de Catalina sobre un enorme charco de sangre, muy asustada avisó a la Guardia Civil que no tardó en personarse en el lugar.

Allí, la Benemérita, además de hallar el cuerpo de Catalina encontró también  el cadáver de su hija Inés, en el suelo de una habitación, con la cabeza debajo de la cama y el camisón subido hasta la cintura, con sus manos protegiendo los muslos, parecía por su posición que se estaba defendiendo de una agresión sexual. 21 puñaladas tenía su cuerpo.

La casa se encontraba muy revuelta, con muchas marcas de sangre por suelo y paredes, durante la inspección ocular les llamó la atención la existencia de un maletín médico a los pies del cadáver de Catalina.

Don Benito estaba conmocionado y a la vez indignado por lo espeluznante del crimen. El Gobierno, quizás temiendo un levantamiento popular hizo que las investigaciones se agilizaran, deteniendo en un primer momento a Carlos Suárez, el medico oculista y a Saturnino Guzmán, enamorado de Inés.

A pesar de esto, el pueblo no estaba contento, en las calles un clamor popular acusaba a Carlos García Paredes del asesinato, pero las autoridades se resistían a que prestase declaración, seguramente por pertenecer a una familia adinerada se tardó en interrogarle, a pesar de que tenía un pasado bastante turbio, años atrás fue acusado de haber apaleado a un sereno, violar a una deficiente y de haber apuñalado a su propia madre.

El 3 de julio de 1902 a las detenciones de Carlos Suarez y Saturnino se unieron las de García Paredes, su criado Juan Rando, acusado de limpiar las manchas de sangre del traje del señorito, y el sereno Pedro Cidoncha. Por lo tanto existían entonces 5 sospechosos detenidos, proclamándose todos inocentes.

El día 1 de septiembre, sin que la presión popular del municipio hubiera remitido, apareció un testigo por sorpresa, el joven labrador Tomás Benito Alonso Camacho, que declaró que mientras volvía a su casa por la Calle Valdivia, había visto al sereno conspirando en la calle junto a Don Carlos y Ramón. El labrador contó como mientras el sereno llamaba a la puerta de Catalina, Ramón y Don Carlos se escondían y que en un momento dado el Cidoncha hizo un gesto con el farol que fue la señal para que los asesinos entraran en la casa.

Desconocemos por qué esta persona habló tan tarde, seguramente en un primer momento la recompensa ofrecida de 500 pesetas no fuera suficiente. Cidoncha y Ramón fueron identificados claramente por Tomás. Se supo posteriormente que Ramón pretendió a Catalina en repetidas ocasiones sin éxito años atrás. Este testimonio dejó en libertad a Saturnino Guzmán y al médico

Los meses siguientes se celebró un largo juicio en el que fueron encontrados culpables Don Carlos, Ramón y Cidoncha, el 18 de noviembre de 1903 se conoció la sentencia: Carlos y Ramón condenados a garrote vil y el sereno a cadena perpetua.

Las ejecuciones se llevaron a cabo el 5 de abril de 1905 en Don Benito, cuentan que el fanfarrón de Don Carlos se vino abajo cuando tuvo que enfrentarse a su verdugo tanto que le fue imposible controlar sus esfínteres, por otra parte, Ramón sufrió bastante al morir, no falleció hasta el tercer intento del verdugo, ya que al haber padecido bocio tenía el cuello muy grueso. Podríamos decir que la torpeza del verdugo hizo del asesino su víctima.

Este hecho transcendió en todo el país habiéndose llevado el suceso al cine en 1988 con la película Jarrapellejos, protagonizada por Antonio Ferrandis e inspirado en el guión de Felipe Trigo

Además el programa La noche del Crimen le dedicó un capítulo, dirigido por Antonio Drove, con Fernando Delgado, Emma Penella y Gabino Diego entre los actores de reparto.

Éste es el crimen que Pío Baroja no escribió nunca según sus memorias porque le faltaban "nervios" para dramatizarlo.

Como consecuencia de la impresión que dejó en el pueblo tal suceso existen romanceros populares que relatan el hecho, al igual que una habanera dedicada por Saturnino a Inés “Lenguas infames quisieron mancharte…”

Temática Sucesos Crímenes
Fuente: El crimen de Don Benitov/ Daniel Cortés González
gravatar

1 Comentarios

  • Libardo Valdivieso April 05, 2017 reply

    Interesante historia. Cuando en el mundo se hacía justicia.

  • Deja tu comentario

    Te puede interesar