El camino de la calavera

En el año 1499 en Calamonte, la acaudalada familia de los Figueroa convinió el matrimonio de su única hija Doña Juana con el apuesto Don Gonzalo, hijo mayor de los Macias y capitán de los ejércitos de los Reyes Católicos. Lo que nadie sabía en el pueblo era que Juana llevaba tiempo viéndose a escondidas con Don Alonso, hermano pequeño de Gonzalo, y es que la pareja llevaba tiempo locamente enamorada. Los preparativos de la boda transcurrían con normalidad hasta que cierto día, no sabemos como, llegó a oídos de Gonzalo el romance que mantenía su hermano con su prometida y furioso decide retarlo en un duelo a muerte a las afueras del pueblo. Gonzalo mató a su hermano y lo enterró allí mismo, junto a un camino, nadie excepto Juana conocía aquel secreto, unos días más tarde, Juana, rota de dolor se suicidó buscando reunirse con su amado. Como consecuencias de estas trágicas muertes, se dice que la noche de difuntos, el alma de Juana vaga por donde transcurría este camino, penando en busca de Don Alonso, asesinado brutalmente por su hermano. Este camino, conocido como el de la calavera, estaba situado a las afueras del pueblo y daba acceso al Cerro Cantarrana, cerca del Cerro de la Iglesia, actualmente no existe al construirse no hace mucho tiempo una pista pavimentada para acceder a la depuradora de agua.

Temática Crímenes
Fuente: https://alcazaba.unex.es/~emarnun/
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario