Base militar abandonada: Centro Táctico, CT2, Guadalupe-Villuercas

En los años 50 y 60, nacieron en España las CT, bases de transmisiones de microondas conectadas, que tenían como objetivo favorecer las comunicaciones militares en todo el territorio nacional. Estos centros transmisores nacieron como consecuencia de los acuerdos alcanzados entre el régimen de Franco y el presidente norteamericano Eisenhower durante la Guerra Fría.

En la década de los setenta, el Ministerio de Defensa, a través del proyecto denominado Red Territorial de Mando o RTM, puso en marcha una ampliación de esta red de dispersión troposférica y de microondas para conectar aún más a las autoridades militares de alto nivel, todas las CT estarían conectadas con una base central ubicada en el Pardo-Zarzuela. El RTM fue creado en principio solo para conexionar la Marina y el Ejército de Tierra pero posteriormente se incorporó el Ejercito del Aire.

La base Centro Táctico, CT2, Guadalupe-Villuercas comenzó a funcionar a principios de los años 80 y se mantuvo operativa hasta finales de los años 90, cuando el avance de las nuevas tecnologías hizo que quedara obsoleta y se procediese a su desmantelamiento, disolución y cierre. El abandono de este tipo de instalaciones por todo el territorio nacional dejó una serie de emplazamientos abandonados que hasta entonces se llevaron en el más alto secreto. La base Centro Táctico, CT2, Guadalupe-Villuercas perteneció al “Regimiento de transmisiones estratégicas nº22 (RETES-22).

Se encuentra ubicada en la cima de las Villuercas (Montes de Toledo), en concreto en el “Risco de La Villuerca”, risco de cuarcita de mayor altura de los Montes de Toledo a poco más de 1.600 metros. Esta cadena montañosa separa las cuencas de los ríos Tajo y Guadiana y desde sus cumbres se domina buena parte de la submeseta sur.

Esta base aportó durante los años en que estuvo en funcionamiento grandes beneficios a la comarca desde el punto de vista económico. Los pueblos aledaños al centro de comunicaciones como Guadalupe, ó Navezuelas aún recuerdan cuando la base estaba habitada por oficiales, suboficiales y jóvenes militares de reemplazo, la mayoría de estos últimos eran habitantes de la comarca. Los vecinos aún se acuerdan cuando los militares bajaban a Guadalupe en busca de provisiones ó cuando se quedaban aislados en invierno debido a las nevadas y heladas.

Actualmente esta base militar se encuentra vallada, dentro posee un pequeño centro de transmisiones que aún hoy se encuentra operativo y está video vigilado, el resto de edificios se encuentra en un estado de completo abandono. En sus deterioradas instalaciones aún podemos encontrar algunas edificaciones como garitas, una pista de aterrizaje para helicópteros y otros edificios de uso civil-militar.

Se puede acceder a la base de dos formas, la primera desde Navezuelas tomando una pista de hormigón que tiene fuertes pendientes y la segunda opción, la más transitada, por la pista que sube junto al Humilladero de Guadalupe, esta fue la carretera que habilitaron para acceder a la base con vehículos militares, actualmente su asfalto se encuentra muy deteriorado.

El Grupo de Acción Local, APRODERVI (Asociación para la Promoción y el Desarrollo Rural de la Comarca de Villuercas Ibores Jara) ha iniciado una campaña de captación de apoyos y adhesiones para lograr que el Ministerio de Defensa del Gobierno de España ceda estas instalaciones para la realización de un proyecto de uso turístico y cultural que redunde en el beneficio económico, social y turístico del Geoparque Villuercas Ibores Jara.

 

 

Fuente: http://ct2villuercas.blogspot.com.es/2013/10/aprodervi-pedira-al-ministerio-de.html
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario