Agustín Luengo, el Gigante Extremeño

Agustín Luengo Capilla, también conocido como El Gigante Extremeño o de Puebla de Alcocer, nació en la calle Colón de Puebla de Alcocer, unos dicen que en 1826 y otros que, en 1849, lo que está claro es que si hubiera nacido en 1826 no podría haber conocido a Alfonso XII

Probablemente ha sido el segundo español más alto de todos los tiempos, llegando a alcanzar hasta los 2,35 m, (veinte centímetros más que Pau Gasol) una época donde la talla media rondaba el 1,60

Esto es un claro ejemplo de acromegalia, un trastorno causado por un tumor que dispara la producción de la hormona del crecimiento.

De familia muy humilde, al ser la casa de sus padres de reducidas dimensiones, éstos se vieron obligados a abrir un butrón en la pared para que pudiera dormir con las piernas totalmente estiradas.

De su infancia se sabe que fue un niño muy enfermizo, se cuenta que a los 12 años su padre lo vendió a un circo portugués por 70 reales, dos hogazas de pan blanco, media arroba de arroz, miel del Alentejo, una garrafa de aguardiente, dos paletas de jamón y un daguerrotipo de los que hacían en la feria.

A Agustín Luengo no le pareció mal el trato, así podría recorrer mundo dejando atrás el pueblo donde circulaban gran cantidad de las leyendas que exageraban sobre él.

En el circo Agustín era una de las mayores atracciones, su espectáculo consistía básicamente en mostrarse tal cual era y pasear bien cerca del público para que niños, mujeres y hombres se deleitaran con su altura exagerada. El momento cumbre de la función llegaba cuando, ocultaba en sus descomunales manos de 40 centímetros un par de panes redondos de kilo y medio cada uno.

Conoció al rey Alfonso XII, llegando incluso a actuar en exclusiva para él, quién le regaló un par de botas, de las que actualmente se muestra una de ellas en el museo etnográfico de Puebla de Alcocer, el número de la bota es equivalente al número 52.

Más tarde conoció a D. Pedro González Velasco, catedrático de Anatomía de la Universidad de Madrid, que por entonces estaba montando el museo antropológico de Madrid y le hizo una curiosa propuesta: Le compraría su cuerpo en vida a cambio de una renta de 3.000 pesetas, una fortuna en aquella época, equivalente al salario medio de ocho años. Agustín recibiría 2,50 pesetas al día mientras viviese y a su muerte, su cuerpo pasaría a una especie de museo anatómico

Agustín aceptó la propuesta que se le había hecho y empezó en ese momento a disfrutar de la vida con la seguridad de tener para vivir. La primera medida fue abandonar el circo y trasladarse a vivir a Madrid donde no podía dejar verse demasiado.

Aunque todo esto no le duró mucho, ya que pronto se le diagnosticó tuberculosis ósea en estado avanzado, y murió a la edad de 28 años.

En la actualidad, se sigue conservando su esqueleto en el Museo Nacional de Antropología de Madrid.

En el museo etnográfico de su pueblo natal se conservan otros objetos del gigante como las botas que le regaló Alfonso XII, así como algunos calcetines y un gorro de color carmesí.

Bajo el título ‘El hombre que compraba gigantes’ el extremeño Luis C. Folgado de Torres ha escrito un libro que refleja la vida de Agustín Luengo Capilla.

Temática Personajes
Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Agust%C3%ADn_Luengo_Capilla
gravatar

0 Comentarios

Deja tu comentario